El frío que recorre mi piel,
en la ausencia de tus caricias,
mi piel que besaste por última vez,
aquella que dejaste en la cama a la vista de todos,
que ha estas alturas sigue tapándose delante de ti,
por vergüenza  a que no sea perfecta.

Desnúdame todos los días,
con palabras, 
abrazos,
besos,
o simplemente con tu presencia.

Quítame la ropa cómo si fuera una ola de calor 
y tuviésemos sólo un minuto para estar juntos.

Hazme el amor con poesía,
lléname de vida, 
ven a mi y hagámoslo juntos.





Comentarios

Entradas populares